Tu tortuga necesita tus cuidados para una vida saludable y feliz. El terrario para tortugas tiene que proporcionarles la temperatura idónea y la nutrición de la tortuga tiene que ser la adecuada.

Si tu mascota pertenece a la familia de las tortugas pequeñas entonces le tendrás que proporcionar un acuario de vidrio con agua galvanizada en un pequeño embalse dentro del terrario para que pueda tomar sus baños siempre que le apetezca.

No olvides cubrir el suelo del acuario con papel de periódico o mejor aun, con hojas de alfalfa. No uses arena, césped sintético o astillas de madera que puedan tener residuos de resina. Este tipo de suelo le puede causar a tu tortuga problemas de estómago si a tu mascota le da por probarlo.

Las tortugas adultas tienen que comer un mínimo de tres veces al día y tanto para las tortugas grandes como para las tortugas pequeñas, el menú tiene que consistir de muchas vegetales, en proporción de 80-85 %, un 10 % de fruta y un menos de 5 % de proteinas.

La iluminación en un terrario es fundamental. Tienes que proporcionarle a tu tortuga una sistema de luz ultavioleta para ayudar a tu mascota absorber la vitamina D. La absorbción de la vitamina D es importante ya que previene la enfermedad de los huesos a raíz de un mal metabolismo.

La temperatura adecuada para tu tortuga está entre 26-38 º C. Te aconsejamos que instales en la parte superior del terrario una lámpara para calentar el aire dentro del acuario.

Es recomedable que le suministres a la tortuga complejos multivitamínicos cada dos semanas. Y no olvides que en cada comida le tienes que espolvorear algo de carbonato de calcio, glucosa o lactosa.